martes, 7 de octubre de 2014

Quitameriendas

colchicum autumnale

Ay aquel quitameriendas de los campos de Castilla pura flor, sin tallo ni hojas nunca al ojal sometida. Endeble cáliz que rompe la más apretada arcilla sólo porque de continuo empuja...¡fuerza infinita! Flor solitaria sin tallo ni otro apoyo que si misma flor de páramo bendito misteriosa villorita flor de entrañable raigambre toda tierra maravilla de tenacidad paciente de soledad contenida; flor de los campos ceñudos flor de la eras batidas ay aquel quitameriendas de mi tierra salmantina. Miguel de Unamuno

No hay comentarios: