Paletilla de codero para el día de Navidad al estilo familiar (receta secreta / ¡ya.no!)


PALETILLA DE CORDERO: La carne bien lavada y con sal se pone en la fuente, se ponen también un par de cebollas partidas y se la echa a todo esto por encima media sartén de aceite muy caliente. A continuación, se mete al horno, que estaba encendido un rato antes. En el almirez se machaca un ajo grande y dos o tres matas de perejil y luego se añade un poco de agua y el triple de vinagre (el almirez quedará por la mitad pasada). Se mira la carne de vez en cuando (10’) y se le echa por encima el aceite que hay en la fuente con una cuchara. Cuando está dorada por arriba se le da la vuelta, y cuando esta nueva parte se empieza a dorar (15’ más o menos), se rocía con 2 ó 3 cucharadas del jugo del almirez, al dar otra vuelta se hace lo mismo. Cuando el tenedor entra ya fácilmente se mira si está hecho y se ponen las patatas con sal, rociándolas con cucharadas del jugo del almirez y se las (a las patatas) da vueltas de vez en cuando hasta que se doren.

Belén de la serenidad

Belén de la serenidad


¡Feliz Navidad!

Busgosu de Felipe del Campo

Busgosu de Felipe del Campo
Busgosu. Hecho por el músico, pintor y escultor Felipe del Campo (1946). Concebido con destino ornamental, acabó convirtiéndose en un duende mitológico de la umbría de Asturias. Esta talla fue realizada bajo un hórreo en 1976 a partir de un bloque compuesto por piezas de madera encoladas entre sí, extraídas éstas en 1975, de una viga procedente de la casa de los Hevia, en Villaviciosa, donde el 19 de septiembre de 1517 pernoctó Carlos V. La viga que medía unos 5 metros de largo por 60 y 50 centímetros de lado, era de madera de castaño. De esta suerte, bien se puede aventurar que la esencia y alma de esta representación del Busgosu, tiene no menos de 500 años. Pero todo el mundo sabe que los duendes, no tienen edad.